Seleccionar página

habla con tu seguro

Llevaba unos días dándole vueltas a alguna reflexión veraniega que sirviera post para este blog que no descansa ni en Agosto.

Ayer tarde en la piscina lo tuve claro. Pegar la oreja a la conversación del vecino no es muy correcto que digamos; pero cuando realmente se la “pegan” a uno, y además escucha la palabra “seguro”, la deformación profesional aflora y ya no hay escapatoria.

Al parecer la vecina de toalla había sufrido en carnes de un hijo, la mordedura de un can (nada grave afortunadamente, lo que me trajo a la memoria uno de los recuerdos más duros de mi vida profesional cuando me tocó indemnizar a una destrozada madre la muerte de un chaval por las mordeduras de un perro, hace casi veinte años…). 

Pero sigamos con lo que íbamos. La mujer relataba lo sucedido a su amiga, la cual con su mejor intención, mezclando todo tipo de términos  pseudo aseguradores, terminaba sus consejos con la mejor frase posible: Habla con tu seguro.

En un principio me pareció correcto, pero enseguida se me presentó un contenido para este post que comenté a mi mujer que con cara de “ya estás con tus neuras…” continuó con su apasionante lectura.

Y es que si alguien tiene un problema de salud le diremos “habla con tu médico”; si precisa un proyecto de vivienda, con el arquitecto; si se le obstruyen las cañerías  quizás acuda al fontanero; y si requiere realizar un armario a su carpintero…

Y así todo lo que podamos imaginarnos…

Pero la frase “habla con tu seguro” está introducida en nuestro chip neuronal y todavía no se ha realizado ninguna acción seria (o no la conozco) que la intente erradicar y la sustituya por otra como por ejemplo “habla con tu Corredor de Seguros” (barro para casa obviamente).

Este matiz, quizás se vea sin importancia, pero en la consolidación de nuestra figura, en nuestro mayor acercamiento a la Sociedad, aportemos nuestro grano de arena en beneficio de nuestro sector.

De todas formas, además de dejar aquí la idea, dejaré otra para la reflexión: ¿realmente hablamos con nuestros clientes lo suficiente?, ¿no tendremos también nuestra parte de culpa?.

En cualquier caso, que quede claro, los Seguros NO hablan; al menos de momento que yo sepa…